La integración de tecnologías ha permitido introducir mejoras en la experiencia del cliente. El Big Data ha creado estrategias personalizadas en función de sus hábitos y gustos, además de cambios en los procesos para una mayor automatización. Estos datos también se han utilizado para mejorar la eficiencia y tiempos de los procesos logísticos, que han hecho posible anticiparse a las necesidades y lograr un nivel de automatización sin errores humanos, sin pérdida ni reprocesos.

Procesos como la carga y la descarga, inventario, organización o empaque serán posibles en pocos minutos gracias a la reingeniería en los espacios de almacenamiento y distribución.

La pandemia aceleró la digitalización de las empresas y aprovechó sus beneficios para responder a las nuevas necesidades de los consumidores. La implementación de sistemas automatizados y otras herramientas que liberen la carga operativa y reduzcan el nivel de errores son los grandes aliados de los procesos logísticos.