Newsletter | Mayo 2021

Contaminación en el entorno logístico

La línea entre el orden y desorden reside en la logística.  – Sun Tzu

Las actividades logísticas pueden dejar un impacto negativo en el medio ambiente, especialmente en el proceso de transporte. El traslado de la carga, en ocasiones, causa una contaminación grave que deja una huella de carbono debido al uso de fósiles para las operaciones. El combustible, el gas natural, la energía, el uso del suelo y las radiaciones electromagnéticas representan sin duda la alta contaminación de la tierra.

Actualmente, la logística y su funcionamiento han conllevado a malos hábitos, que en el pasado no se controlaban estrictamente durante el proceso de contratación de pedidos, lo que generaba residuos no biodegradables dañinos para la tierra, cartón y plástico. Aquellas sustancias que no son fáciles de descomponer y dejan huellas de carbono durante su uso causarán daños al no ser manejados adecuadamente, y pueden marcar el medio ambiente, así como la salud humana. La logística eficiente y moderna debe también eliminar los efectos negativos como el ruido, la niebla toxica (smog) y la contaminación visual. Como sector clave para el desarrollo, debemos proteger el medio ambiente, el desarrollo sostenible, cumplir con las normativas medioambientales y la correcta eliminación de residuos.